Desde el 1 de febrero de 1997

    Hace algo menos de una década atrás, el gran desarrollo de lo que por entonces se llamaría genéricamente las «nuevas tecnologías», condujo a los científicos sociales a anunciar el advenimiento, más o menos inminente, de una revolución social de gran calado que tendría como motores y protagonistas a la información y al conocimiento.

    El Noroeste de Salta, mi Provincia, es una zona rica y plena de posibilidades de crecimiento económico y de desarrollo humano. Empero muchos de sus habitantes carecen de empleo, viven en la pobreza o no encuentran, sobre todos los jóvenes, un horizonte de futuro dentro del cual construir sus vidas. Para colmo de males, de un tiempo a esta parte vienen reiterándose prácticas violentas que se montan sobre reivindicaciones generalmente legítimas.

    Pocos rasgos culturales caracterizan con tanta nitidez a los argentinos, como el de ser un pueblo que carece de memoria histórica, y esta reiterada anomalía no se debe precisamente a la inexistencia de investigadores de nuestro pasado -los hay y muy buenos- sino que lo paradójico, grave y enfermizo de ésta actitud colectiva es que la misma subyace y está latente, en el seno mismo de la sociedad nacional. Salta a pesar de poseer un invalorable caudal de testimonios acerca de nuestros más remotos orígenes, tampoco está exenta de padecer tal falencia.

    Gobernador Romero"Es necesario cambiar el sistema de reparto de manera absoluta, que las provincias asuman mayor responsabilidad para recaudar impuestos que hoy recauda la Nación, lograr mayor disciplina fiscal y generar un sistema de premios y castigos que permita dar estímulo a la eficiencia y al buen gobierno, que es lo que es lo que no se advirtió en estos últimos años".

    Últimas noticias